Homenaje al Ing. Arq. Arturo Prins & el Arq. Oskar Ranzenhofer. Contacto: alejmachado@gmail.com

Este blog rescata las obras individuales y conjuntas de Prins & Ranzenhofer. Un uruguayo y un vienés que marcaron una tendencia europeista en la Buenos Aires del primer centenario. Este blog forma parte de una red de sitios de difusión y defensa de los grandes arquitectos de la Capital de la República Argentina como Gianotti, Colombo, Siegerist, Palanti, Virasoro, Garcia Nuñez, entre otros.
http://www.blogs-patrimoniales.blogspot.com

contacto:
alejmachado@gmail.com

miércoles, 19 de marzo de 2008

Ing. Arq. Arturo Prins / C.A.B.A. / Av. Caseros 1573 / Casa de renta



Comentario:
Dirección aportada por colaborador y colega en los blogs de la Red Patrimonial, Fabio Perlin.
Está en muy buen estado de conservación y con su firma visible.

miércoles, 5 de marzo de 2008

Arq. Oskar Ranzenhofer / C.A.B.A. / Florida 780 / (A CONFIRMAR)

AYER Y HOY SKYCRAPERCITY




Comentario:
Una fuente señala que hay un Ranzenhofer en Florida y Córdoba, en la esquina no parece, pero en el 780 de Florida, muy modificado, encuentro este edificio, con detalles que me hacen recordar a Juncal 1662 y la herrería es de la época y es muy ranzenhofer. Lo pongo "a confirmar", por la seriedad del blog, pero para mi, es.

Arq. Oskar Ranzenhofer / C.AB.A. / Rodriguez Peña 1062 / ( D E M O L I D O )

Foto Extraída del libro "le construzione moderne de buenos ayres"

Ahora está emplazado allí el teatro La Comedia, hallazgo de dirección, Juan José Matijas.

Ing. Arq. Arturo Prins / C.A.B.A. / Rincón 137 / Casa de Renta / (1925)

FOTO EXTRAÍDA DE LA REVISTA DE LA C.A.Y.C.A.




En esta Casa de Renta, tuvo su "garçoniérè" Carlos Gardel.
Esta muy bien conservada.
Es de 1925.

Ing. Arq. Arturo Prins / C.A.B.A. / Mitre 1966-80 / Casa de renta y locales /



Otro gran volúmen proyectado por Prins para la renta del comitente.

Ing. Arq. Arturo Prins y Arq. P. A. Carbone / C.A.B.A. / Av. Roque Saénz Peña 541 y San Martín 50 / Edificio Menendez Behety




Comentario:
Quizá la obra más importante del uruguayo, detrás de inconclusa Facultad de Las Heras. Aqui funcionó la embajada de Grecia. Ahora es el Banco Ciudad, obsérvese las columnas y las estatuas.



Es la fachada a la calle San Martin del edificio de Avenida Presidente Roque Sáenz Peña, más conocida como Diagonal Norte. DECLARACION DE LEY: (S.-868/04) PROYECTO DE LEY El Senado y Cámara de Diputados,… Artículo 1° – Declárase monumento histórico nacional al edificio Menéndez Behety ubicado en avenida Presidente Roque Sáenz Peña 541, en el barrio de San Nicolás de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Art. 2º – A los fines dispuestos en el artículo 1º, este bien queda amparado por las disposiciones de las leyes 12.665 (modificada por la ley 24.252) y 25.197 sobre patrimonio nacional. Art. 3º – La Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos inscribirá en el Registro Nacional de Bienes Históricos e Históricos Artísticos el monumento declarado en el artículo 1º de la presente ley con la referencia “Monumento arquitectónico nacional: Edificio Menéndez Behety de la Ciudad de Buenos Aires”. Art. 4° – Comuníquese al Poder Ejecutivo. Luis A. Falcó. FUNDAMENTOS Señor presidente: El edificio Menéndez Behety consta de los siguientes datos que pasamos a detallar: Dirección: Avenida Presidente Roque Sáenz Peña 541, San Nicolás. Datos catastrales: Circunscripción 14, sección 1, manzana 25B, parcela 013A. Propietario actual: Consorcio de propietarios. Propietario original: Familia Menéndez Behety. Proyectista: Arturo Prins, arquitecto e ingeniero civil. Año de proyecto: 1926. Uso original y actual: Comercio. Estado de conservación: Bueno. Corriente estilística: Academicismo. El edificio proyectado por el arquitecto Prins en 1925 y que aún se conserva, con pocas variantes hasta la fecha, ocupa dos sótanos, planta baja, entrepiso más siete pisos y azotea, donde se agregaron en 1971 algunas construcciones. El partido adoptado, en una parcela de forma rectangular hacia el frente y trapezoidal al fondo. Para adecuarse a esta forma se partió de un eje de simetría con un acceso hacia las oficinas en el lateral izquierdo, y otro en el centro que comunica con un gran hall y el área de empleados al fondo. Como nexo, por el quiebre del lote, se situó el bloque de circulación vertical y un patio de aire y luz triangular, rodeado de oficinas. A su vez el edificio se retiró de la medianera formando un gran patio de aire y luz que permite la iluminación del edificio en el corazón de manzana. Esquema que se repite en los pisos superiores, donde se agregaron a su vez patios, en el centro y en los laterales. Hasta el cuarto piso columnas adosadas forman el ritmo de fachada, que se transforman en semicolumnas a partir del quinto piso hasta el octavo. En éste se planteó en un comienzo una azotea al frente, dejando atrás las dependencias de servicio y un gran salón de té y comedor. Actualmente oficinas ocupan esta planta, retirados de la línea de edificación por una pequeña terraza. Referencias históricas y testimoniales Sociedades Importadora y Exportadora de la Patagonia Ganadera y Comercial – Menéndez Behety, que tenía oficinas en San Martín 296, decidió construir un edificio en la recién inaugurada avenida Roque Sáenz Peña, para ello encargó el proyecto al arquitecto Arturo Prins. En 1955 se construyó una vivienda sobre la azotea en el fondo del terreno, mientras que en 1971, ya como propiedad del Banco Popular de Quilmes cubrió parte del octavo piso quedando al frente una terraza de apenas un metro de ancho. Por los argumentos expresados consideramos a este inmueble un bien con valor patrimonial a preservar, y está incluido dentro del área bancaria, convoco a mis pares para la aprobación de este proyecto de ley. Luis A. Falcó. –A la Comisión de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología. Nota: Anexo fotografías, a disposición de los señores senadores en el expediente original.

Ing. Arq. Arturo Prins / C.A.B.A / Juncal 1912 y Riobamba



La autoria es atribuída en un articulo de de la UCA en web, supongo que la firma esta debajo del cartel.

LA HISTORIA DE DOS CASAS EMBLEMÁTICAS DE LA UCA

“Quizá sea un duende sabio el que hoy me ha movido a venir más temprano a esta casa de la calle Juncal, que he visitado otras veces. Mientras espero en la biblioteca la llegada de los demás invitados a comer, escucho en el silencio y en la soledad el cuchicheo de las voces ilustres....”

Así comienza el artículo “Retratos y manuscritos en lo de Estrada” que con la firma de Manuel Mujica Láinez apareció en la Revista El Hogar. La casa a la que se refiere Manucho no es otra que la de la esquina de Juncal y Riobamba, que muchos años después -adquirida a sus primitivos dueños- ocuparían el Rectorado y la sede central de la UCA al trasladarse desde su primitiva y vecina sede, la de Riobamba 1227.
El texto de Mujica integró una serie de artículos que con el título común de “La historia viva en nuestras casas tradicionales”, entre el 7 de noviembre de 1947 y el 28 de mayo de 1948 publicó El Hogar. Muchas de esas residencias, vinculadas con la historia de nuestro país, ya no existen o han cambiado de mano, por eso nos ha parecido útil rescatar aquí la historia de dos edificios de una época de Buenos Aires que, a pesar de su cercanía, se confunde con el gran pasado argentino.
***
Juncal 1912
Según cuenta Monseñor Derisi en La Universidad Católica Argentina en el recuerdo, a principios de 1966 el edificio que ocupa la esquina de la calle Juncal con una gran extensión sobre la de Riobamba se ofrecía en venta. La propiedad, una verdadera mansión, pertenecía a Tomás J. de Estrada. La esposa de don Tomás, la señora Carlota Láinez de Estrada, colaboraba con la señora María Elena Solari de Valsecchi en la tarea de reunir fondos para la Fundación Amigos de la Universidad Católica Argentina. Para preservar su casa -pues temía que el inmueble fuera demolido para construir en el predio un edificio de departamentos- doña Carlota insistió a Monseñor Derisi para que la UCA lo adquiriera, lo que se hizo al término de un año.
“Pocas habitaciones hay en Buenos Aires –continúa- Mujica Láinez- tan densas de histórico señorío y de acogedora intimidad como ésta que rodea la biblioteca de los Estrada. Sus dueños actuales me han contado que su padre –don Tomás Estrada- la trasladó intacta de la casona solariega de la calle Bolívar, que alberga hoy la editorial fundada por don Ángel, y que vio nacer y formarse a un grupo de hombres de trascendente gravitación en el florecer de nuestro pensamiento. Desde niño he oído hablar de esa casa patricia y de sus famosas tertulias. Esta noche su atmósfera me rodea, porque ella ha quedado flotando, como el perfume de los remotos sahumerios familiares, entre los libros muy leídos y entre los retratos que prolongan su charla alrededor de la chimenea.”

En esa misma habitación ceñida por las estanterías oscuras -en la que se alinearon entre otros los retratos de Manuel de Sarratea, del Padre Altolaguirre (guardían de los Recoletos), de María del Carmen Liniers y Sarratea de Perichon y el magnífico óleo de Liniers de Estrada y su mujer, Rosario Perichon, “la Perichona”, admirablemente plasmado por Prilidiano Pueyrredón- atendieron sucesivamente el despacho de la UCA Monseñor Octavio N. Derisi, hasta 1980, y Monseñor Guillermo P. Blanco hasta junio de 1994.
Los Estrada, que tuvieron siempre el culto de la tradición, custodiaban también en ese ámbito los volúmenes ubicados en los anaqueles, cosecha de muchos años, y su correspondencia con las personalidades más descollantes de un momento privilegiado: José María de Heredia, Pierre Loüys, Rémy de Gourmont, el conde de Montesquiou, Rubén Darío, Eduardo Wilde, Guido y Spano, Rafael Obligado, los García Calderón, Núñez de Arce, Paul Groussac, el general Mansilla, José María Ramos Mejía, Leopoldo Lugones....
“Pero ya están aquí los dueños de casa -termina Mujica- , y ya llegan los convidados restantes, y ya se abren las puertas del comedor hacia el relámpago de las blasonadas platerías y hacia las flores únicas de doña Silvina Lynch de Estrada.”
Sobre esas puertas dobles que separan al comedor de la biblioteca dejaron los antiguos moradores -además de los muebles que hoy lucen el salón rojo del primer piso del edificio “Santa María”- una magnífica tela firmada por Sassó, de técnica impresionista, cuyas flores, sin duda, habrán competido en belleza con las “únicas” de doña Silvina.
Quienes trabajamos en ese lugar recordamos que alguna vez, algún descendiente de Tomás J. de Estrada -tercera generación- solicitaba autorización para entrar un momento a la biblioteca de su abuelo, para visitar las habitaciones privadas de su abuela -ocupadas en el primer piso por la Secretaría Académica- o el cuarto de los placards espejados -donde se ubicó luego la oficina de sistemas- y para contemplar las flores pintadas del comedor...
***
La casa fue proyectada y levantada en 1908 -el mismo año en que se inauguró el Teatro Colón de Buenos Aires- por el arquitecto uruguayo Arturo Prins. Un halo de leyenda envuelve la historia de este arquitecto, cuyo nombre campea en lo alto de la curva ochava del edificio (Juncal y Riobamba).
Prins (1877-1939), Ingeniero por la Universidad de Buenos Aires y estudioso de la arquitectura en universidades europeas, dejó a la oligarquía porteña varias residencias particulares, construidas en las primeras décadas del siglo (como la que nos ocupa) y algunas casas de renta destinadas a la clase media alta. En una de ellas de estilo academicista francés -Rincón 137, barrio de Balvanera- tuvo su “departamento de soltero” (su garçonnière) Carlos Gardel. Pero Arturo Prins protagoniza la historia de Buenos Aires especialmente por dos edificios: a la altura del n° 543 de la Diagonal Norte se ubica una magnífica construcción -actualmente ocupada por la Embajada de Grecia- caracterizada por altas columnas de unos 20 metros y esculturas de un piso de altura rematadas en la cornisa que, en el ámbito horizontal de la Avenida, le dan al edificio un carácter vertical y único.
El segundo es el de la avenida Las Heras 2214. En el año 1909 la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UBA convocó un concurso de anteproyectos para la construcción de su nueva sede. Evaluadas las propuestas el Consejo Directivo optó por elegir la del ingeniero Arturo Prins. El edificio, que actualmente pertenece a la Facultad de Ingeniería de la UBA, es la única construcción neogótica monumental de carácter no religioso de la ciudad de Buenos Aires. En la elaboración del proyecto definitivo, Prins contó con la colaboración de dos arquitectos italianos recién llegados a la Argentina: Francisco Gianotti (autor de la Confitería Del Molino, en Av. Rivadavia esquina Av. Callao) y Mario Palanti, quien proyectó el edificio de Riobamba 1227, del que nos ocuparemos a continuación. La obra, también conocida como “la Catedral” por sus lineamientos góticos, se encuentra ubicada en la manzana comprendida por la Av. Las Heras y las calles Azcuénaga, Pacheco de Melo y Cantilo.
No hay duda de que este trabajo es un símbolo, sobre el que se han tejido una infinidad de historias. Hay quienes aseguran que el proyecto no pudo ser finalizado por problemas de cálculos estructurales, que impidieron recargar la construcción existente con una torre central de gran altura y dos agujas góticas laterales como concebía el proyecto original, y que esto fue la causa del suicidio del ingeniero-arquitecto Prins. El hecho no está documentado, pero lo cierto es que en 1938 se resolvió dejar sin efecto la continuación de los trabajos.
Aunque esta historia no se vincule directamente con la del edificio que nos ocupa, sirva lo expresado para destacar la gravitación de quien lo proyectó y construyó en un momento incomparable de Buenos Aires.

LA OTRA HISTORIA ES SOBRE UNA CASA DE paranti para la Iglesia Católica Argentina.

Ings. Arqs. Arturo Prins y Arq. Oskar Ranzenhofer / C.A.B.A. / Rodriguez Peña y MT de Alvear / Embajada de Serbia

FOTOS: A. MACHADO